Una receta tradicional de la cocina yucateca: Huevos Encamisados

Los huevos Encamisados es una de las recetas más antiguas de la cocina yucateca.

Nadie sabe exactamente cuando o como nacieron, y se les dice encamisados porque van dentro de la tortilla. Por lo menos estamos hablando de tres generaciones disfrutando de este platillo de la cocina yucateca.

Para preparar los Huevos Encamisados:

  • 250g de masa para tortillas
  • 6 huevos
  • 2 Jitomate guaje
  • 3 chiles serranos (o más o menos según el gusto del picor)
  • 1 ajo
  • 1/4 de cebolla
  • 4 tazas de frijoles negros refritos
  • Queso fresco
  • Manteca
  • Sal al gusto

Lo primero que vamos a preparar es nuestra salsa para que esté lista para cuando hagamos nuestros huevos. En un comal a fuego medio alto asamos los chiles, el ajo pelado, los jitomates y la cebolla. Ya que estén bien tatemados, le quitamos la piel los jitomates y colocamos todo en la licuadora. Licúen bien hasta que se mezcle perfectamente, y sirvan en una salsera. Dejamos aparte.

Ahora los frijoles. Añade un poco de manteca a una sartén a fuego medio alto y deja que se caliente muy bien, vierte los frijoles negros molidos y deja que se frían muy bien con la manteca hasta que estén bien fritos y al moverlos se despeguen de la sartén. Tápalos para que no se enfríen.

El siguiente paso es preparar las tortillas y hacer los huevos. Recomiendo que los huevos los rompan en un tazón uno por uno para que no vayan a tener un accidente si quieren partirlo y luego echarlo en la tortilla. No hay prisa, haremos uno por uno.

Colocamos un comal a fuego medio alto y mientras toma temperatura tomamos una bolita de masa, como del tamaño de una pelota de golf y con las manos o con la máquina la aplastamos pero no debe quedar muy grande, calculen el tamaño de un huevo estrellado, así, por eso hacerla a mano es mejor porque le vamos dando forma y deben quedar un poco gorditas para que se inflen y podamos rellenarlas. Las colocamos en el comal y las dejamos que se cuezan de un lado, como dos minutos. Las volteamos y dejamos que se cuezan del otro lado dando pequeños golpes en el centro para que se cuezan y para que se inflen. Si no se inflan no pasa nada, tengan paciencia.

Ya que tengan unas 6 tortillas, las vamos a cortar por la mitad con mucho cuidado para que no se rompan y solo lo suficiente para poder meter el huevo. En el comal vamos a poner un poco de manteca para que se hagan los huevos y la tortilla quede muy ligeramente frita. No tengan miedo, viertan el huevo dentro de la tortilla y colóquenla en el comal y dejen que se cueza de un lado y del otro. Es importante que no abran demasiado la tortilla para que no se salga el huevo.

Dependerá como les guste el huevo el tiempo que dejen de un lado y del otro las tortillas con el huevo, si les gusta tierna la yema o bien cocida. Unos 4 minutos como máximo por ambos lados.

Para servir. Los colocan en un platón o en cada plato y se acompañan con los frijoles, se bañan de salsa y se le puede poner queso fresco encima.

Fuente: Sabores de México

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.