Según un estudio, los insectos están evolucionando para comer plástico, ¿ayudaría al cambio climático?

Los microbios en los océanos y los suelos de todo el mundo están evolucionando para comer plástico.

La investigación escaneó más de 200 millones de genes encontrados en muestras de ADN tomadas del medio ambiente y encontró 30,000 enzimas diferentes que podrían degradar 10 tipos diferentes de plástico.

El estudio es la primera evaluación global a gran escala del potencial de degradación del plástico de las bacterias y encontró que uno de cada cuatro de los organismos analizados portaba una enzima adecuada. Los investigadores encontraron que la cantidad y el tipo de enzimas que descubrieron coincidían con la cantidad y el tipo de contaminación plástica en diferentes lugares.

Los resultados «proporcionan evidencia de un efecto medible de la contaminación plástica en la ecología microbiana global», dijeron los científicos.

Millones de toneladas de plástico se vierten al medio ambiente cada año, y la contaminación ahora impregna el planeta, desde la cima del Monte Everest hasta los océanos más profundos. Reducir la cantidad de plástico utilizado es vital, al igual que la recogida y el tratamiento adecuados de los residuos.

Pero muchos plásticos son actualmente difíciles de degradar y reciclar. El uso de enzimas para descomponer rápidamente los plásticos en sus componentes básicos permitiría fabricar nuevos productos a partir de los antiguos, lo que reduciría la necesidad de producción de plástico virgen. La nueva investigación proporciona muchas enzimas nuevas para ser investigadas y adaptadas para uso industrial.

La explosión de la producción de plástico en los últimos 70 años, de 2 millones de toneladas métricas a 380 millones de toneladas métricas al año, les había dado a los microbios tiempo para evolucionar y lidiar con el plástico, dijeron los investigadores. El estudio, publicado en la revista Microbial Ecology, comenzó compilando un conjunto de datos de 95 enzimas microbianas que ya se sabe que degradan el plástico, que a menudo se encuentran en bacterias en vertederos de basura y lugares similares llenos de plástico.

Fuente: Yale

Foto: Unsplash

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *