¿Qué implica la reforma energética?

Dicha reforma es una iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador, que busca priorizar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) frente a las plantas privadas, muchas de ellas renovables.

En mi opinión la reforma conlleva a un efecto negativo para el medio ambiente y alto costo para los hogares, pues genera repercusiones negativas sobre las finanzas públicas, el medio ambiente y los consumidores mexicanos al encarecer el sistema eléctrico y al destruir los prospectos de generación barata y limpia.

Uno de los aspectos clave de la reforma energética es el cambio en el despacho de las plantas de generación en el mercado. De acuerdo con Acclaim Energy las nuevas normas de despacho propuestas requerirán el envío de plantas CFE (hidroeléctricas primero y el resto de la flota de CFE a continuación) antes de cualquier otra planta de energías renovables y ciclos combinados privados. Se trata de un cambio de 180 grados con respecto a las normas de despacho actuales basadas en méritos económicos, es decir, donde las plantas de generación más baratas son despachadas primero en el mercado.

Esto tendrá un profundo impacto en el mercado, ya que los costos de electricidad probablemente aumentarán porque las plantas de diésel y de combustóleo se despacharán antes que otras tecnologías de generación más limpias y baratas.

Según Platts, el cambio de generación de gas a generación con productos derivados, podría reducir la generación por gas en hasta 0,5 bcf/día. Pongamos esta cifra en perspectiva. 0,5 bcf/día representan alrededor del 9% de las exportaciones diarias promedio de gas natural a México desde los Estados Unidos y equivale a poco más de 87,000 barriles de petróleo. Desde una perspectiva económica, esta disminución de la generación natural puede traducirse en un aumento en el costo de generación de 2,3m USD/día.

Este aumento de 2,3m representa la diferencia entre el costo de compra de 0,5 bcf de gas natural asumiendo un precio conservador de 4 USD/MMBtu y 87.000 barriles de petróleo al precio medio de exportación de enero del petróleo mexicano de 49,52 USD/bbl. El costo real puede ser significativamente mayor cuando se incluyen otros costos de generación. Este costo adicional sin duda se traspasará al usuario final que verá un incremento en sus costos de electricidad, en un momento en el que todavía se está tratando mitigar los efectos de la pandemia. Este impacto será mayor entre los usuarios industriales y comerciales que están con CFE Suministro Básico.

Está claro que la reforma energética propuesta reduciría las opciones de suministro de electricidad para los usuarios finales y asignaría valiosos recursos para mantener tecnologías de generación obsoletas y costosas lo cual conlleva un impacto ambiental y social significativo. En este contexto, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) indicó que la temperatura en México está subiendo más rápido que en otros países. El SMN señaló que la temperatura en México ha aumentado en 1.4 grados centígrados respecto al periodo de referencia 1981-2010, 0.5 grados más que la temperatura de la Tierra en el mismo periodo.

Fuente: Acclaim Energy 

Foto: Unsplash 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *