La energía solar y la agricultura pueden beneficiarse mutuamente

Varias industrias están buscando tácticas de reducción de emisiones a medida que aumentan las tasas de consumo ecológico, un método que podría replicarse en todas partes del mundo.

El sector agrícola es un contaminante importante que requiere avances tecnológicos para mejorar la sostenibilidad. Los ambientalistas están explorando los beneficios cruzados del uso de la energía solar para apoyar la agricultura.

Actualmente, el 80% del suministro de energía de Estados Unidos proviene de combustibles fósiles. Durante el proceso de combustión, los elementos liberan gases de efecto invernadero al medio ambiente.

Estos gases alteran la composición de la atmósfera. El planeta se basa en una consistencia atmosférica estratégica para producir y regular temperaturas superficiales específicas que sustentan el ecosistema global. A medida que cambia la composición, la Tierra lucha por mantener condiciones suficientes para la vida.

Naturalmente, la Tierra absorbe la radiación infrarroja y produce calor, calentando su superficie. Luego, la atmósfera recolecta energía extra y la envía al espacio. Los gases de efecto invernadero cambian el proceso al aumentar la tasa de conversión atmosférica de luz solar en calor.

Las emisiones también atrapan el exceso de energía en la Tierra, refiltrándolo a través del proceso de producción de calor. Con el tiempo, los gases aumentan la temperatura del planeta. La energía solar disminuye estos efectos adversos al producir un abundante suministro de energía sin liberar emisiones.

Otro factor que contribuye al aumento del efecto invernadero son los procesos agrícolas. La cría de ganado aumenta la tasa de emisiones de metano que contaminan la atmósfera. El metano es un contaminante del aire más potente que el dióxido de carbono.

La industria agrícola también afecta la ecología de la Tierra al explotar las tierras y los recursos naturales. La sobreproducción de cultivos utiliza cantidades excesivas de agua, erosiona el suelo y agota los niveles de nutrientes del suelo. Cubrir regiones de granjas y fuentes de agua con paneles solares puede aumentar la producción de energía limpia y apoyar la conservación de la tierra para el desarrollo agrícola.

Cubriendo plantas con poca luz

Los agricultores luchan por producir muchos cultivos intolerantes a la luz y al calor a medida que aumenta la temperatura global. Los vegetales de alta demanda como tomates, brócoli, lechuga de hoja, espinaca, calabaza y más requieren sombra para alcanzar ciclos de crecimiento óptimos. Los agricultores pueden utilizar paneles solares para dar sombra a sus plantas con poca luz, aumentando la abundancia de sus rendimientos.

Los ecologistas acuñaron el término agrivolítica, que significa procesos agrícolas que utilizan paneles solares. Los paneles protegen los cultivos de los daños relacionados con la luz, ya que las plantas enfrían los sistemas solares cuando transpiran. Los dispositivos renovables disminuyen su eficiencia cuando se sobrecalientan, por lo que los cultivos con poca luz pueden preservar sus tasas de producción.

La industria agrícola también está utilizando paneles solares para conservar los recursos naturales necesarios. La agricultura requiere grandes cantidades de agua dulce. La tasa de evaporación sigue a medida que aumenta la temperatura global, dejando regiones en sequías prolongadas.

Los ingenieros y científicos ambientales desarrollaron una solución sostenible colocando paneles sobre los canales. Los profesionales agrícolas planean instalar sistemas solares sobre las fuentes de agua que sustentan las granjas de California. Los investigadores predicen que el proyecto puede ahorrar casi 65 mil millones de galones de agua al año al reducir los efectos de la evaporación.

Otros ingenieros desarrollaron paneles fotovoltaicos (PV) que flotan, lo que ayuda a proteger todas las fuentes de agua de los efectos del cambio climático. La tecnología fotovoltaica funciona convirtiendo la radiación solar en una corriente continua de electricidad libre de emisiones. Debido a que los paneles flotan sobre las superficies del agua, los profesionales los llamaron sistemas flotolíticos.

Los paneles flotolíticos pueden incrementar el suministro nacional de energía limpia y la abundancia de agua dulce para el desarrollo agrícola. Juntas, las industrias pueden minimizar los efectos ecológicos nocivos y mejorar los esfuerzos de conservación de recursos.

Fuente: Sustainability Times

Foto: Unsplash

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *