Ecoescore, el sistema que puntúa los alimentos por su impacto medioambiental

Nuestras elecciones alimentarias también tienen consecuencias y para colaborar con la causa es necesario conocer el nivel de respeto que las empresas tienen con el plan.

El objetivo es informar de cuánto son respetuosas las empresas con el planeta, por tanto para llevar a cabo esta práctica de forma oficial se ha creado una nueva etiqueta ecológica. Se llama “Ecoscore”.

Por el momento, dos de las principales cadenas de distribución europeas ya están haciendo pruebas con estos nuevos indicadores, reflejo del creciente interés en torno a esta cuestión: Lidl en Alemania y Carrefour en Francia.

Este nuevo sistema de semáforo de etiquetado en la parte delantera del envase se basa en el conocido modelo Nutriscore. En función de la puntuación (de 0 a 100), se le asigna uno de los cinco colores disponibles (de verde a rojo, de más sostenible a menos) y una de las cinco letras (de la A a la E, también de mejor a peor), aunque como particularidad utiliza una hoja de árbol como logo.

¿Cómo se determina si un producto está en la franja verde y no en la roja?

Para calcular la puntuación, como ocurre en el caso francés, Ecoscore parte de la evaluación del ciclo de vida (ACV) del producto, basada en la base de datos Agribalyse de Ademe, agencia francesa de transición ecológica. También se tienen en cuenta otros aspectos, como el sistema de producción, el impacto medioambiental del envasado y el transporte.

Aunque su aspiración es que se extienda a todo tipo de categorías, inicialmente se centran en la alimentación y la ropa. Sus ideólogos apuntan a que están abiertos a hacer algunas modificaciones al sistema de cálculo, que de momento se basa en el “análisis del ciclo de vida”, de donde se extrae una nota a la que se suman una serie de “puntos positivos” y se restan los negativos.

Fuente: La Vanguardia

Foto: Unsplash

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *