Crean nanoburbujas para combatir la escasez hídrica

La escasez hídrica es un aspecto que nos debe importar a todos, pues con las sequías y problemas ambientales actuales, hay que encontrar soluciones ante esta situación.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) indicó que actualmente 3,600 millones de personas en todo el mundo viven en áreas que podrían sufrir escasez de agua al menos un mes al año. De acuerdo con datos de la ONU un 76% de la superficie a nivel nacional se ve afectada por el proceso de desertificación.

Por esta razón, de acuerdo con el mostrador, la tecnología de nanoburbujas es una propuesta factible para solucionar la problemática.  Las nanoburbujas son desarrolladas e impulsadas por la empresa chilena Kran, fundada en 2017, que nació con el propósito de devolver a la naturaleza lo que hemos tomado de ella, únicamente con el uso de tecnología 100% sustentable.

“Las propiedades de las nanoburbujas mejoran las condiciones del suelo y raíz por lo que todo el sistema se hace más eficiente, las plantas están en mejores condiciones y eso se traduce en diferencias productivas mayores como calibres, color, vida útil, rendimiento, productividad, entre otras. Este es el punto de partida a la cadena de mejoras posteriores derivadas del uso más eficiente del agua y al mismo tiempo de un incremento en la sanidad de plantas”, enfatizó Javiera Emaldía, Subgerente Agrícola en Kran.

En el caso de la agricultura, la aplicación más común para esta tecnología detalla la experta, es el riego de todo tipo de cultivos y frutales con innumerables beneficios de eficiencia y calidad, “pero también hay una oportunidad grande en la limpieza y sanitización de todos los productos de la agroindustria, donde hemos logrado resultados en la disminución de fumagina en cítricos de hasta un 50% aumentando la fruta exportable de manera considerable. Pero como el espíritu de la empresa es siempre buscar soluciones novedosas al mismo tiempo que sustentables, tenemos otros proyectos distintos en los que estamos explorando”, agregó.

Para el caso de la acuicultura el principal uso de las nanoburbujas ha sido la recuperación de los fondos marinos en los centros de cultivo después de un ciclo de producción. Al oxigenar el fondo marino, muchas de las especies desplazadas colonizan y repueblan rápidamente el fondo marino.

En el tratamiento de aguas y RILes, el foco de la empresa está en la disminución de muchos de los productos químicos que tradicionalmente son usados para los procesos, como también en el ahorro energético en las plantas de tratamiento.

La empresa cuenta con diversos casos de éxitos, que le han permitido posicionarse como una de las empresas líderes en innovación de nanoburbujas. Una interesante propuesta que se puede replicar en otras partes del mundo, con el objetivo de minimizar los efectos del cambio climático.

Fuente: El mostrador

Foto: Unsplash

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *