Continuamos con el programa “Un libro para ir más lejos”

Junto con Claudia Lizaldi, fomentamos en las colonias la lectura en niños para disfrutar de una experiencia enriquecedora.

La lectura no solo mejora el vocabulario de un niño y le ayuda con la ortografía y redacción, sino que también incrementa su comprensión lectora. La clave para fomentar los hábitos de lectura en los niños es leer con ellos en casa desde una edad temprana.

Incentivar el buen hábito de la lectura en los niños tiene muchos beneficios para su desarrollo. Aunque en la actualidad hay muchas otras herramientas que permiten “entretenerlo”, enseñarles a amar los libros les ayuda en su formación intelectual, social y emocional.

Sin lugar a dudas, a través de la lectura aumenta la creatividad y se abre la puerta hacia nuevos mundos y cosas por descubrir. Por eso, se trata de un recurso imprescindible para despertar la curiosidad de los pequeños y facilitar su proceso de aprendizaje.

Beneficios de la lectura en niños

  • Mejorar la percepción auditiva.
  • Desarrollar la imaginación: los niños irán desarrollando la historia conforme sus padres la van contando. Se activan regiones cerebrales que propician procesos de imaginación a partir de los acontecimientos de la narración.
  • Vínculo padres-hijo: esos momentos de cercanía y aprendizaje que regala la lectura son impagables.
  • Prevención de síntomas de demencia: la costumbre continuada de leer aplaza la aparición de signos de demencia.
  • Confrontaciones con experiencias personales: la lectura narra personajes, acciones, relaciones, emociones, etc., con los cuales los niños pueden identificarse y reflexionar acerca de experiencias de otros. Se estimula la empatía.
  • Habilidades lingüísticas: se ha descubierto que las personas que leen desde pequeñas poseen mejores habilidades de expresión, lectura y lenguaje, y son estudiantes más exitosos. La lectura incrementa la capacidad de concentración, análisis e interpretación de texto.
  • Estimula la percepción y concentración: al estar interesados e involucrados con la historia, se logra mantener su atención por un tiempo largo.
  • Vocabulario: la lectura hace que los niños descubran palabras y formas de expresión que se van interiorizando. Es importante ir aclarando y definiendo las palabras y conceptos que no entienden o saben su significado. Mientras más vocabulario aprendan, mejor se expresarán.
  • Desarrollo de la personalidad: conocer a los miles de personajes de libros hace que el niño aprenda a formar su personalidad y se relacione mejor socialmente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.