Cómo inculcar y fomentar el cuidado del agua en los niños

Las nuevas generaciones pueden ser más conscientes y responsables con el medio ambiente y los recursos de la tierra.

Como padres y adultos buscamos que los niños disfruten al máximo del planeta y sus recursos, intentando dejarles un mundo mejor a las nuevas generaciones. Para eso, queremos concienciarles sobre los recursos naturales, su disponibilidad y la realidad que los rodea.

El agua es uno de los bienes más preciados del planeta, el 71% de la superficie de la Tierra está cubierta por este elemento, del cual solo un 0.007% es potable. Por desgracia, hay 1,100 millones de personas que no pueden acceder al agua potable, con los problemas que eso comporta para la desnutrición, la higiene y el saneamiento.

¿Cómo inculcar el valor del agua?

Para inculcarles la importancia del tema, al igual que hacen las Naciones Unidas celebrando el Día Mundial del Agua el 22 de marzo, podemos organizar nuestro propio día sobre el cuidado del agua en casa, preparando temas de reflexión y actividades.

El primer paso es hacerles pensar en qué cuidado tienen del agua: en qué momentos la utilizamos, si creen que la malgastan, si son conscientes de aquellos que no la tienen, sobre todo a los mayores, para despertar su curiosidad y su mente crítica.

  • ¿Qué haríamos si no tuviéramos agua potable? ¿Cómo sería el mundo?
  • ¿Saben tus hijos que hay muchas familias que no la tienen y que normalmente son las mujeres y los niños los encargados de recogerla?
  • ¿Sabías que los más pobres y necesitados pagan un precio mucho más alto por un servicio de igual o menor calidad de agua potable?
  • También podemos convertirlo en un juego, como ¿Verdad o Mentira? hacer tarjetas con algunos datos curiosos sobre el agua y los pequeños tendrán que adivinar si es verdad o mentira.

Pequeñas acciones para ahorrar agua

A la hora de cepillarse los dientes, enséñales a utilizar un vaso de agua, en lugar de dejar correr el agua del grifo. Motívales a inspeccionar la casa a ver si encuentran una gotera o pérdida de agua. Si lo conviertes en juego, del estilo de búsqueda del tesoro, se sentirán más motivados.

Cuando se acaba la hora del baño, no dejes que se vaya el agua. Reutiliza el agua para regar las plantas. Puedes asignarles una a cada uno, a la que pueden poner nombre, y encargarse de regarla reciclando el agua de la bañera.

Si tienes espacio y tus hijos tienen inquietud, puedes crear un huerto urbano en tu balcón o terraza. Aprenderán sobre cultivos, el uso responsable del agua, y tendrás hortalizas cultivadas en casa.

Ya sabemos que todo aprendizaje empieza en casa, pero también es importante ampliar la perspectiva y practicar la generosidad y empatía con aquellos que no tienen tanta suerte como nosotros.

Fuente: Educo

Foto: Unsplash

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *