Alternativas ecointeligentes para mejorar nuestra alimentación

Si queremos estar sanos, aparte del ejercicio, la alimentación juega un papel fundamental en mejorar la calidad de vida.

Debido a esto, quiero compartirte algunas ideas de Ecointeligencia para mejorar nuestro sistema de producción de alimentos, enfoques que nos ayudan a generar un ambiente propicio y apto para todos:

Agricultura ecológica

Es una forma de hacer agricultura eliminando el uso de productos de síntesis para la fertilización o la sanidad de las plantas, utilizando para ello productos y formas de manejo naturales. Permite que la actividad agrícola sea una actividad más sostenible al trabajar con los ecosistemas de forma integrada, utilizando recursos renovables y locales, conservando la fertilidad del suelo, manteniendo una mayor biodiversidad y haciendo mejor uso del agua.

Para el manejo del suelo y la fertilidad se utilizan distintas prácticas como la incorporación de estiércoles y la utilización de compost, y excepcionalmente abonos inorgánicos.

Para controlar la salud de los cultivos, la agricultura ecológica trata de diseñar el manejo de la finca para promover el control natural de las plagas y enfermedades.

Con los sistemas de agricultura ecológica se obtienen beneficios ambientales con lo que se combate el efecto invernadero. También reduce la erosión y evita la desertificación, mejora la fertilidad de los suelos y reduce la dependencia económica del exterior.

Ganadería ecológica

Este sector tiene una normativa propia cuyo principal objetivo es obtener alimentos de máxima calidad sin utilizar para ello sustancias químicas de síntesis ni organismos modificados genéticamente.

Se llevan a cabo explotaciones ganaderas ligadas a la tierra, donde se pueden obtener productos de excelente calidad, como carne, leche, quesos, huevos. Se debe disponer de tierras de pasto para obtener de ellas la mayor parte de los alimentos para los animales, cultivados con criterios ecológicos, contribuyendo así al equilibrio de los ecosistemas agrícolas y utilizando recursos naturales renovables.

Los animales en estas fincas están sueltos y tienen acceso a los pastos siempre que es posible además de disponer de zonas de ejercicio de libre acceso. En la ganadería ecológica además se utilizarán preferentemente razas autóctonas, que tienen mayor adaptación al entorno, evitando problemas sanitarios.

Permacultura

Apareció en los años 70 como respuesta positiva a la crisis ambiental y social que se estaba viviendo. Constituye un sistema diseñado para integrar armónicamente la vivienda y el paisaje, ahorrando materiales y produciendo menos desechos, a la vez que se conservan los recursos naturales. Trata de imitar las relaciones encontradas en los patrones de la naturaleza.

Los ejes centrales de la permacultura son la producción de alimentos, abastecimiento de energía, diseño del paisaje y la organización de estructuras sociales.

También integra energías renovables y la implementación de ciclos de materiales en el sentido de un uso sostenible de los recursos a nivel ecológico, económico y social.

Fuente: Ecointeligencia

Foto: Unsplash

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *